lunes, 23 de noviembre de 2009

ME DESCUBRO GOLOSO Y NO LO CALLO
cuando me miro con las manos llenas
y dudo entre la izquierda y la derecha
pues ambas por igual me satisfacen

me fuerzo a no morderlas suavecito
cual sé que te fascina -masoquista-
y -sádico- detengo el corrientazo
que -dices- te conmueve los cimientos.

Sin prisa y sin demoras las degusto
pues puedo porque dejas siempre abiertas
las puertas al jardín donde se mecen

maduras y dispuestas ya manjares.
¿Acaso me lo impide algún siniestro
arcángel en guardarte fiero y diestro?

2 comentarios:

lil maría herrera c. dijo...

pintado por tu propia mano. Genio y figura poetandariego. Qué manera de manejar la palabra.
lil

Elisa Monsalvo dijo...

Todo silencio es tambien palabra: fragmento de la hoguera viva de los dias del artista...

desde acá...