martes, 1 de septiembre de 2015

SONETO

Palabra sublime la que pende
como gota de rocío de tus labios
que dicen los que saben suelen sabios
consejos ofrecer al que comprende

Sublime la metáfora que enciende
de la tarde y la distancia las linternas
que penden luminosas sempiternas
delante del que búsquedas emprende

que lo lleven más allá de lo sublime
en la tarde que se aleja en pos del astro
que de penas el alma nos exime.

Sublime la palabra leve rastro
del canto que en su vuelo nos redime
cual el fuego en su vaso de alabastro.

1 comentario:

federico gasperini dijo...

Muy interesante. Hoy son pocos los que intentan medirse con estas formas "clásicas"!!!!
Me gustó! Felicitaciones!
(me he enredado un poco contando sílabas: el primer verso, por ejemplo, no me "torna"...no tiene importancia, pero me da curiosidad. ¿Lo haces adrede?)