lunes, 24 de mayo de 2010

ES TIEMPO DE PARAR EL TIEMPO
Para Eyra Harbar

Cuando planteas el inicio de una "lucha", entendiéndose esta forma de lucha de modo que signifique pie de confrontación con el poder establecido, pierdes un posible aliado en tu búsqueda de solución al problema que te ocupa y reclama como factor de cambio.

El único modo posible de "lucha" que no restará aliados, es cuando te desligas del ego humano y del discurso de género y te inclinas con denuedo empecinado a favor de la justicia igualitarista para todas las comunidades que pueblan el planeta y de toda forma de vida...

La lucha por la preservación de la vida no debe ni puede generar muerte en el factor opuesto u opositor. Sería absurdo. Transformación sí... y es lo que se propone, aún cuando la naturaleza, en su retortijón producido por el estallido de tantas bombas de neutrones, se deshaga de la humanidad, con la misma facilidad que si de una mosca, con sólo el gesto en los ojos.

La crisis social en que está inmerso, no sólo el planeta, sino también el continente, la nación y la sociedad, es un problema que no supieron resolver todos los conflictos y movimientos del siglo XX. Demasiados muertos inocentes, demasiada angustia desde hace ¿cuántos siglos? Desde los albores mismos de la humanidad, cuando el hombre dio su primer paso fuera de la caverna arquetípica, expulsado por el sacerdocio y por la razón política.

Ya no es tiempo sino de abrir los ojos y decirle a los que van despertando, la historia reciente y la distante... es tiempo de despojarnos de todo tipo de odio, si no queremos vernos inmersos en una debacle peor que todas las que asolaron el mundo hasta hoy y desde que el hombre levantó la punta de piedra contra el hombre, y luego contra la tribu rival.

Es tiempo de dialogar y mostrar las heridas ya no personales, sino las del planeta y avanzar en paz, porque sabemos que pase lo que pase, siempre supimos qué defendíamos, sin que nos impulsaran intereses mezquinos o el miedo a perder el salario que nos garantiza el bienestar fisiológico y
social. Es tiempo de parar el tiempo y reparar el reloj.

1 comentario:

davidenriqueng dijo...

Me gustó el ensayo...

Pensando en el tiempo, un día escribí...

Quien domina su tiempo,
tiene el poder.
-¿Obvio?
No pareciera-