jueves, 8 de enero de 2009

AUTORRETRATO

Hay días en que pienso con frecuencia
que el panameño es manso y no pendejo
aunque luego rechace la sentencia
al ver la paradoja ante el espejo.

1 comentario:

Kafda dijo...

Sí Alexander, da miedo mirarse al espejo y reconocer los pecados de nuestro inconsciente colectivo.

Aunque no sé. No te hallo tan manso... ¡Y no tienes ni una pizca de pendejo!